ARTÍCULO >> El incesante 061

.

Publicado el 03/07/2020
Te recomendamos la lectura de este artículo, elaborado por nuestra delegada y secretaria técnica de Urgencias, María Antonia López, en el que habla del trabajo de SUAP, UME y CCU

Este artículo incluye reflexiones inmersas en pandemia, ya gestadas en la etapa precovid y en un ámbito asistencial en el que las noches se hacen largas. Está escrito en salientes de guardia y sustentado en información de portales oficiales estadísticos nacionales, regionales y memorias de servicios, que aportan datos claros del incremento, a lo largo del tiempo, del trabajo que hacemos, más en estos últimos meses con los distintos dispositivos de UME (Unidad Médica de Emergencias), SUAP (Servicio de Urgencias de Atención Primaria) y CCU (Centro Coordinador de Urgencias).

Desde el inicio de la pasada crisis económica, estos dispositivos no han hecho más que crecer en competencias asistenciales y ampliación de horarios. Finalmente, cubren las 24 horas del día en las 9 áreas de salud.  El reciente SUAP Murcia-Norte, dedicado solamente a avisos domiciliarios y vía pública, aún está pendiente de abrir sus consultas. La informatización se ha ido implantando, progresivamente, a falta de llegar a las UME. Desde 2019, los SUAP se han ido sumando, gradualmente, a la receta electrónica de tratamientos agudos, siendo muy valorada por los usuarios. Las UME se acoplaron a la función mixta de actividad asistencial y traslados interhospitalarios, incluso interprovinciales urgentes a costa de perder una unidad asistencial de emergencias en la Región en ese momento, que se suma a la también desaparición del helicóptero medicalizado. Todo ha sido desarrollado en estos años  con redistribución de la plantilla de trabajadores en un ámbito con carga de trabajo alta y exigente por sí misma.

Conociendo los tipos de situaciones gestionadas a través del 112, nos hacemos una idea de la gran importancia que supone la asistencia sanitaria que se presta desde el 061: más de la mitad de las situaciones son exclusivamente sanitarias entre consulta telefónica y asistencia a urgencias y emergencias. El resto de intervenciones son mixtas y unimos esfuerzos a los de las fuerzas de seguridad, bomberos, unidades de atención a la violencia de género, entrando incluso en centros penitenciarios y calabozos cuando se nos requiere. 

En nuestros registros, que se remontan a 1999, la actividad no ha dejado de crecer, alcanzando más de 200000 asistencias anuales y más de 50000 consultas telefónicas en el año 2019. La consulta telefónica ha evolucionando con distintos aplicativos informáticos que aseguran unos registros escritos, auditivos de conversaciones, imágenes, geolocalización del recurso asistencial y a veces incluso del paciente, donde el triaje telefónico, con cierta frecuencia, termina legalmente con la presencia del sanitario ante el enfermo en un tiempo determinado.
 
El trabajo en el 061 es incesante. El origen de la demanda telefónica y la asistencia prestada procede en un 35% del municipio de Murcia. Después, Cartagena, Lorca, Molina de Segura, Alcantarilla, San Javier y Águilas, en este orden. 

Esta asistencia diaria se ve multiplicada en situaciones de grandes catástrofes que hemos tenido que vivir, por desgracia, en los últimos tiempos: terremoto de Lorca, accidente de autobús de Bullas, la DANA de septiembre… En todas estas actuaciones, el 061 ha dado lo mejor de sí, convirtiendo cada adversidad en una oportunidad para mejorar. 

Y, en esta situación de aumento de demanda progresiva con la misma plantilla desde hace años, llegamos al 2020, encontrándonos de frente con la mayor crisis sanitaria que recordamos. ¿Cómo ha respondido el 061? Los avisos domiciliarios NO han visto mermada su actividad, ha prestado asistencias habituales más las asistencias a enfermos por COVID, precisando unidades de apoyo con dotación de equipos de protección individual integral a todas, con la vigilancia de su calidad y existencias siempre. ¿Y las consultas al 112? En el mes de marzo, se vivió un incremento de más del 1000% en consultas telefónicas. En un mes se atendió lo que se ve en un año natural, con una lenta bajada hasta quedar en este mes de junio en un incremento del 200% con respecto al 2019, sin previsión de estabilización a cifras pre pandemia, a pesar de teléfonos de apoyo que han sido de elevada necesidad. Recientemente, la línea 900 12 12 12 también se ha redireccionando al 112/CCU para atender las consultas relacionadas con coronavirus.

¿Cómo se ha podido hacer frente a este descomunal aumento de trabajo? Pues incrementando, temporalmente, el número de trabajadores, tanto por la dotación de las ambulancias como en el CCU, según evolución de la pandemia. No todos proceden de contrataciones nuevas que garantizan el descanso de los que nos cuidan. Muchos proceden de doblar y triplicar trabajo del propio equipo y fuera del equipo, sobre todo las categorías deficitarias como médicos, sin distinguir los días de la semana ni las semanas que ha ido acumulando. Tal cantidad de trabajo no se pone de manifiesto todo lo que nos gustaría, sabiendo que somos el gran punto de apoyo de todo el  Servicio Murciano de Salud, desde donde vemos sus grandezas y sus debilidades.

La entrega al trabajo en el 061 presentó enfermos por COVID19 en distintas categorías, un gran número de ellos en el CCU para sorpresa de algunos por no ser asistenciales y, además, señalados como responsables de sus propios contagios. Algo más pasó en aquellas instalaciones que hubo que separarlos en tres sedes en las que aún permanecen, con el consecuente retardo informático en las telecomunicaciones, falta de PC con acceso a internet para los sanitarios, emisoras, teléfonos de sobremesa…

El premio final para la plantilla congelada en el tiempo de trabajadores del 061, al acabar el estado de alarma, ha sido el de continuar trabajando el doble para poder disfrutar de unas vacaciones en las que no se puede escoger la fecha. Tenemos claro que los recursos extra, si algo sucede, se basan en la suspensión de vacaciones y todo tipo de permisos. Este problema está enquistado en el sistema infinidad de años, resultando sangrante para los trabajadores en la situación actual.

No obstante, no tengan ningún atisbo de duda: en el 061 hemos estado, estamos y estaremos al pie del cañón en el trabajo y también en la reivindicación.

.